22 October 2016

La isla del tesoro: en busca de la traducción perfecta



Squire Trelawney, Dr. Livesey, and the rest of these gentlemen having asked me to write down the whole particulars about Treasure Island, from the beginning to the end, keeping nothing back but the bearings of the island, and that only because there is still treasure not yet lifted, I take up my pen in the year of grace 17_ and go back to the time when my father kept the Admiral Benbow inn and the brown old seaman with the sabre cut first took up his lodging under our roof. 

Treasure Island, ROBERT LOUIS STEVENSON



Siento el disgusto que se va a llevar Pérez-Reverte pero confieso que no me he leído La isla del tesoro. Aunque de pequeño la tuve muchas veces en mis manos, había tres cosas que me echaban para atrás: ya había visto la película (aun hoy me da pereza leer el libro si ya he visto la película), los libros sobre viajes en barco me parecían un rollo (todas esas velas, cuerdas y aparejos con nombres raros) y no entendía esa fascinación colectiva por los piratas (me pasa lo mismo con los gangsters y con los rockeros canallitas).

Como nunca es tarde si la dicha es buena, me propongo enmendar mi error y me lanzo a las librerías a comparar las ediciones más recientes.


****** AUSTRAL ******


El squire* Trelawney, el doctor Livesey y los demás señores me han encargado poner por escrito todo lo referente a la Isla del Tesoro, de principio a fin, sin dejar otra cosa en el tintero que la posición de la isla, y esto porque aún quedan allí riquezas que no han sido recogidas. Tomo, pues, la pluma en el año de gracia de 17... y retrocedo hasta el tiempo en que mi padre era el dueño de la posada Almirante Benbow, y en que el viejo navegante , de moreno y curtido rostro, cruzado por un sablazo, se acomodó como huésped bajo nuestro techo.

Traducción de José Torroba


La más antigua de todas (1920) y la menos fiel. Se podría discutir si es acertado o no (1) convertir la larga oración subordinada en dos oraciones separadas por un punto, (2) traducir "keeping nothing back but" por "sin dejar otra cosa en el tintero que" o (3) dejar sin traducir ese "first" de la última cláusula. A mí, la verdad, me gusta bastante. Tiene un aire anticuado que pega con el contenido y con la época y, aunque resulte más retórica que el original, se lee con mucha fluidez, no suena tan encorsetada como otras que veremos a continuación.

La edición de la imagen es la más reciente de todas. Está dirigida a un público juvenil, lo que significa letra grande (siempre de agradecer).

Por cierto, el asterisco en squire significa que la palabra está explicada en una nota al pie.


***** ALFAGUARA *****

Y

******* PENGUIN *******


Habiéndome pedido el caballero Trelawney, el doctor Livesey y los demás caballeros que escribiera, desde el principio hasta el fin, toda la historia de la isla del tesoro, sin omitir nada salvo la posición de la misma y eso solo porque todavía queda allí algún tesoro no descubierto, tomo la pluma en el año de gracia de 17... y retrocedo al tiempo en que mi padre regentaba la posada Almirante Benbow y en que el viejo y atezado marinero, con la cicatriz causada por un sablazo, por primer vez se alojó bajo nuestro techo.

Traducción de Jordi Beltrán


Cosillas que no me convencen: "desde el principio hasta el fin" (prefiero "de principio a fin"), "tesoro no descubierto" (en español se usa más la expresión "por descubrir"), "eso solo" (un pelín cacofónico), "atezado" (demasiado literario para el "brown" del original),"causada por un sablazo" (¿es necesario ese "causada"?). En general, me parece la menos parecida a lo que un escritor como Stevenson habría escrito si su idioma hubiese sido el español.


****** ALIANZA ******


Como el caballero Trelawney, el doctor Livesey y el resto de estos señores me han pedido que escriba todos los detalles de la Isla del Tesoro, de principio a fin, sin reservarme nada más que la demarcación de la isla, y eso únicamente porque todavía queda allí parte del tesoro, tomo la pluma en el año de gracia de 17... y vuelvo a la época en que mi padre regentaba la posada del Almirante Benbow, y llegó a alojarse bajo nuestro techo el viejo marinero bronceado con la cicatriz de un sablazo.

Traducción de Fernando Santos Fontenla


Otra que me gusta bastante. El lenguaje es muy natural y sencillo. Podríamos discutir algunas de las elecciones léxicas ("demarcación", "bronceado") pero mis mayores reservas tienen que ver con "estos señores" y con "la posada del Almirante Benbow". Por lo que poco que yo sé, el uso en inglés de expresiones como "these gentlemen" o "this man" al comienzo de una narración no equivale exactamente al demostrativo español; de hecho, Santos Fontenla es el único de los cinco traductores que opta por el demostrativo. En cuanto a la posada, Almirante Benbow es el nombre de la posada, no es que la posada sea del Almirante Benbow. En español no decimos "el café de Gijón", decimos "el café Gijón".


***** VALDEMAR *****


Dado que el squire Trelawney, el doctor Livesey, y el resto de los señores me han pedido que escriba todos los pormenores referentes a la Isla del Tesoro, de principio a fin, sin omitir otra cosa que la situación de la isla, y eso solo porque aún quedan allí tesoros por desenterrar, tomo la pluma en el año de gracia de 17... y retrocedo a la época en que mi padre llevaba la posada del «Almirante Benbow», y el viejo y curtido marinero, con el sablazo en la cara, vino a alojarse bajo nuestro techo.

Traducción de Francisco Torres Oliver


En conjunto, teniendo en cuenta tanto la traducción como la edición (excelente calidad-precio), es una de las más recomendables. Se le pueden poner pegas: no hay una nota al pie para explicar el significado de squire, vuelven a aparecer "eso solo" y "la posada del Almirante..." (ver comentarios anteriores), "el sablazo en la cara" (¿dice Stevenson que la cicatriz sea en la cara"?).


** REINO DE CORDELIA **



Comoquiera que el squire* Trelawny, el doctor Livesey y otros caballeros como ellos me han pedido que ponga por escrito todos los detalles referentes a la isla del Tesoro, de principio a fin, sin callar nada excepto sus coordenadas —y esto solo porque todavía queda allí tesoro que recobrar—, tomo la pluma en el año de gracia de 17...* y me remonto a la época en que mi padre regentaba la posada Almirante Benbow, cuando el viejo marinero de piel curtida y con la cicatriz de un sablazo llegó a hospedarse bajo nuestro techo.

Traducción de Pollux Hernúñez


Ilustrada, con numerosas notas al pie, tapa dura y papel de calidad. Si tienen que hacer un regalo, esta es la mejor opción. Quedarán como marqueses. La traducción no es de mis favoritas ("como ellos", "recobrar", "llegó a hospedarse") pero me parece coherente, tiene música.


En esta ocasión no tengo una clara favorita. Estoy entre AUSTRAL/Torroba (por el encanto añejo) y VALDEMAR/Torres Oliver (por el conjunto de la edición) pero no descarto rotundamente ninguna de las otras.



(04/11/2016) *Actualización:

Encuentro dos traducciones más:

***** CÁTEDRA *****


El squire Trelawney, el doctor Livesey, y los demás caballeros me han pedido que ponga por escrito escriba todos los detalles referentes a la isla del tesoro, de principio a fin, sin omitir nada salvo la situación de la isla, y eso únicamente porque allí sigue enterrado parte del tesoro. Tomo, pues, la pluma en el año de gracia de 17...* y me remonto a la época en que mi padre regentaba la posada del «Almirante Benbow»*, y el viejo marino, cuyo curtido rostro estaba cruzado por un sablazo, vino por vez primera a hospedarse bajo nuestro techo.

Traducción de Juan Antonio Molina Foix


La subo al podio de mis favoritas. Aparte de alguna cosilla que ya comenté con las otras, lo único que no me gusta es ese "cuyo curtido rostro estaba cruzado por un sablazo", poco grácil en comparación con el original.


******** ANAYA ********



El caballero* Trelawny, el doctor Livesey y los demás gentileshombres me han pedido que relate los pormenores de lo que aconteció en la isla del Tesoro, del principio al fin y sin omitir nada excepto la posición de la isla, y ello por la sencilla razón de que parte del tesoro sigue enterrado allí; cojo, pues, la pluma en el año de gracia de 17... y me remonto a la época en que mi padre regentaba la posada del «Almirante Benbow», y el viejo lobo de mar con la cara tostada y marcada por un chirlo de sable vino a hospedarse bajo nuestro techo.

Traducción de María Durante


Sin duda, la que menos me convence de todas. No entiendo que la traductora opte por una palabra tan extraña como "chirlo" cuando en el original todos los términos son bastantes comunes. Lo que sí me gusta es la solución "parte del tesoro sigue enterrado allí", más natural que la mayoría de las que hemos visto.

11 October 2016

Fobias literarias



Se llaman así porque dentro de ellos —dentro de un inofensivo bote de melocotón en almíbar, de espárragos, de borraja en conserva— las mariposas son sacrificadas. Hay dos procedimientos que Olmo pasa a detallarme: uno consiste en meter el bote en el congelador con la mariposa viva y esperar unas tres o cuatro horas hasta que el insecto muera; el otro es depositar en el culo del bote un material absorbente —una bayeta por ejemplo—, cubrirlo con un poco de escayola, rellenar el recipiente con cloroformo y, después, introducir dentro de él la mariposa y esperar a que, encerrada en el bote, agonice a causa de las emanaciones del éter con el que se ha empapado la bayeta.

Black, black, black, MARTA SANZ



¿Qué es lo que me molesta de este fragmento? ¿Qué fobia intento ejemplificar?

Solución: manualidades mal explicadas.

Si esto fuera una película, un flashback les trasladaría ahora a mi lejana infancia, en concreto a aquel día en que empecé a hacer una figurita de papiroflexia siguiendo las instrucciones de un libro y no pude terminarla por culpa de los numerosos errores cometidos por el dibujante de las susodichas instrucciones. 'Trauma' es la palabra, sí.

En el fragmento de arriba todo va bien hasta que el narrador dice "rellenar el recipiente con cloroformo". Si rellenemos un bote con cloroformo y después metemos dentro una mariposa, la mariposa no va a morir por culpa de las emanaciones, va a morir ahogada en el líquido. El narrador tendría que haber dicho que el cloroformo no debe superar el nivel de la escayola para que  la mariposa no entre en contacto con él ( por cierto, ¿por qué escayola?). Llámenme talibán, pero por cosas así puedo llegar a descartar de por vida a un escritor.

03 October 2016

Un cuento al mes: 'Ingeniería genética' de David Sedaris


Siempre he tenido la sensación
 de que, bajo las circunstancias adecuadas, mi padre es el tipo de hombre que podría haber inventado el horno microondas o el transistor. Nunca acudirías a él en busca de consejo por un problema personal, pero siempre era el primero a quien llamabas cuando se rompía el lavaplatos o alguien arrojaba un peine en el desagüe de la taza del váter.

Traducción de Toni Hill


Supe de la existencia de David Sedaris hace unos cuantos años (no muchos) gracias a una página web en la que hacían un ranking de los autores (vivos) más graciosos del planeta. No recuerdo exactamente en qué puesto estaba pero creo que bastante alto. En el artículo venían a decir que sus cuentos eran un festival de carcajadas. Piensa en tu monologuista favorito y multiplícalo por cuatro.

Desde entonces he leído unos cuantos cuentos de Sedaris (no muchos) y mi opinión de todos ellos es muy similar. Ingeniería genética es el que tengo más reciente, pero podría haber escogido cualquier otro.




Lo primero: ¿de verdad Sedaris es tan hilarante como nos lo venden? En mi opinión: no.

Sedaris es un contador de anécdotas —aparentemente verídicas— que, de vez en cuando (a veces muy de vez en cuando), acierta con el enfoque que hace resaltar lo cómico de la situación. No es una metralleta de one-liners tipo Groucho Marx o Woody Allen. No. Sedaris no hace chistes. Tampoco explota la otra vía: la ironía refinada al estilo inglés. Muchas veces en Sedaris lo gracioso lo encontramos en el choque entre las altas expectativas de los personajes —él y su familia— y la cruda realidad. Pero sin hacer sangre. De hecho, da la la sensación de que en ocasiones Sedaris deja pasar la oportunidad de ser sarcástico o mordaz simplemente porque prefiere ser amable.

Le gusta, eso sí, sacar jugo a los comportamientos excéntricos y paradójicos. Lo mejor de sus cuentos suele estar al principio, cuando presenta el tema principal y acumula pequeñas anécdotas sobre las peculiaridades de su familia. Lo siguiente suele resultar más decepcionante: se centra en una situación concreta que relata con más detalle y que parece prometer muchas risas pero, aunque hay algunos chispazos por el camino, el final suele ser más bien anticlimático, menos divertido que tierno.

No he hecho la prueba, pero es posible que Sedaris funcione mejor por acumulación, leyendo varios cuentos seguidos, cuando uno ya ha logrado ponerse a tono. Si algún día lo pruebo, les cuento.